La mala senda: “NUESTRO ÚLTIMO DISCO, ´ABISAL´, ESTÁ MUY EMPAPADO DEL TEMA AMBIENTALISTA Y ESTA CRISIS ECOLÓGICA, SOCIAL Y POLÍTICA QUE ATRAVESAMOS”
1+

TEMA Arcano

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

EN “ABISAL” HEMOS SUAVIZADO ESTE GOLPE FRONTAL EN BUSCA DE SONIDOS ENVOLVENTES, METIENDO SINTETIZADORES, SECUENCIAS Y TRATANDO DE IR MÁS LEJOS EN LOS EFECTOS DE LAS CUERDAS

¿Cómo y cuándo surgió la banda?

La Mala Senda se formó en 2008 como un proyecto paralelo de Goto, que en esa época tocaba en una banda llamada Bastarda. La idea fue desmarcarse de los paseos instrumentales largos y el perfil experimental de Bastarda, para desarrollar canciones más simples y compactas. A partir de eso, fue reclutando amigos con los que terminaron grabando el primer disco.

¿Quiénes la componen?

Hoy en día somos el resultado de muchos cambios. En cada álbum la formación es distinta. Además de Goto, que está desde el inicio, estoy yo en el bajo desde el año 2009, llegué poco después del lanzamiento del disco debut (Bajo el Sol…Huellas). En batería está Soco Moraga, y en guitarra Matías Fiebig, ellos se incorporaron el año pasado y son mucho más jóvenes, entonces llegan con una gran inyección de energía nueva.

¿Cómo definiríais el estilo de vuestras canciones?

Es un momento un poco confuso para las definiciones porque estamos en transición, sacudiéndonos un poco de lo que nos definía… pero podríamos decir que tanto antes como ahora ha sido un rock potente y groovero, pero pop en el sentido de la fácil escucha, con estructuras y melodías simples. Nuestro sonido característico ha sido marcado por una base de cuerdas en bloque, ásperas y llenas, decoradas con capas de delays y otros efectos que aportan atmósfera y ayudan a “orquestar” un poco más. Se podría decir que es un sonido de contraste entre la tosquedad y la delicadeza de los distintos elementos. Lo que hemos hecho en “Abisal” ha sido suavizar este golpe frontal en busca de sonidos envolventes, metiendo sintetizadores, secuencias y tratando de ir más lejos en los efectos de las cuerdas.

¿Habíais participado anteriormente en otras agrupaciones?

Sí, muchas, la verdad. A Goto lo conocí en la producción del segundo álbum de mi banda en esa época, Funeral, mientras él tocaba en Bastarda. No es la clásica historia de los amigos adolescentes que soñaron con tener un grupo y lo armaron. Acá teníamos casi 30 años cuando partimos con La Mala Senda. Entonces ya conocíamos bastante del oficio y del medio. Soco y Matías a pesar de tener menos edad, también tienen harta historia previa.

¿Qué os gustaría transmitir con vuestra música?

Personalmente, no soy mucho de pensar en algún tipo de prédica… Por ahí algunos músicos hablan mucho del “mensaje” como asumiendo una misión de despertar a la gente. No nos sentimos en una posición de eruditos ni sabios como para zamarrear la conciencia de nadie, pero sí de exponer la nuestra, compartir e ir conectando con quienes sientan algo similar. En ese sentido, todo el contenido de “Abisal”, que está muy empapado del tema ambientalista y esta crisis ecológica, social y política que atravesamos, tiene relación con exponer nuestra posición y la forma en que nos sentimos con eso.

¿Cuáles son vuestras principales referencias musicales?

En este período, por el tema de la electrónica que estamos metiendo, es imposible no pensar en Nine Inch Nails. Algunos  temas fueron hechos en la época en que murió Bowie, y todos quedamos rayando con Blackstar. Lo escuchábamos en la sala en los descansos a mitad del ensayo. Hay harta variedad de referencias que tomamos a la hora de replantear nuestro sonido: My Bloody Valentine, Deftones, rock industrial más duro como Ministry. Más allá de esos nombres, todos nos mantenemos escuchando harta música, bien variada y de muchas épocas.

¿Cuál diríais que ha sido la evolución del grupo desde que se fundó? ¿Ha pasado por diferentes estilos, etapas, decisiones importantes?

Bajo el Sol…, El Optimista y Magia por Dolor se enmarcan creo que dentro de una misma dirección, una mezcla de hard rock, punk y sonidos más etéreos, siempre con una aproximación vocal un poco más fina y calmada que el sonido agresivo de la banda. La curva que logro apreciar entre estos trabajos, parte con lo groovero y pop/rock que suena Bajo el Sol… y se va inclinando hacia un tono más visceral y violento en Magia por Dolor, con El Optimista haciendo de bisagra en ese cambio. Cada producción está empapada también de los integrantes involucrados; en todo este tiempo han participado muchos amigos y se puede apreciar su mano si escuchas cada álbum. Ahora estamos en una etapa más densa, que trae consigo lo mostrado en años anteriores, pero más profundo y envolvente.

¿Cuál es vuestra canción favorita?

Por el momento creo que concordamos en Arcano como el tema más representativo de esta etapa. La electrónica se integra muy bien con la banda que va muy pesada, con mucho Groove. El coro levanta con fuerza, entran y salen capas, hay harta dinámica, sentimos que quedó redondo. En un tiempo más, el gusto va a mutar, seguro; nos vamos aburriendo de las cosas, y eso empuja nuestra evolución finalmente, porque nuestra búsqueda de renovación no es gratuita ni se funda en entender lo novedoso necesariamente como un valor: sólo nos pasa que nos cansamos de tocar lo mismo y tenemos que buscar otra cosa que nos refresque y nos impulse a seguir.

¿En qué estáis trabajando en este momento?

Labores de oficina, horario regular, agencias, diseño, reuniones… todo lo que necesita uno para salir corriendo y llegar a la sala a enchufarse, gritar cosas y molestar.

Cerrar menú